Editorial de Compromiso Fluvial

El terruño de la Constitución Nacional, del futuro y del progreso convertida en tierra de traidores a la Patria

Dos funcionarios entrerrianos, uno en el gobierno nacional y otro en la provincia de Entre Ríos, siguiendo la figura camaleónica de cambiar de color según la ocasión, se encontrarían afectando los intereses estratégicos de Argentina en la vías navegables ¿ ambición, dinero o mala praxis? El anuncio de Carlos Schepens para que un buque de bandera uruguaya transporte contenedores entre Concepción del Uruguay e Ibicuy constituye un grave error político de la administración gubernamental de Gustavo Bordet. Con una decisión en tal sentido, la provincia de Entre Ríos estaría dinamitando la oportunidad del resurgimiento de la navegación fluvial de cabotaje nacional que surge de unir dos puertos de la misma provincia.

La Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante de la República Argentina que es ocupada por Leonardo Cabrera tuvo una activa participación política en la entrega de la soberanía del Río de la Plata cuando el gobierno nacional firmara el decreto 949/20; previamente, la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) había autorizado el dragado del canal de acceso del puerto de Montevideo a 47 pies.

Así las cosas, tres puertos argentinos – Buenos Aires, La Plata y Dock Sud –  quedaron relagados ante los intereses comerciales afincados en Montevideo.

Ahora, es el gobierno de la provincia de Entre Ríos el que toma la iniciativa de gestionar a través del presidente del Instituto Provincial Portuario, Carlos Schepens, una oportunidad para que el buque de bandera uruguaya «GF Paysandú», propiedad de empresarios navieros paraguayos afincados en la República Oriental del Uruguay, una los puertos entrerrianos de Concepción del Uruguay y de Ibicuy, transportando contenedores.

En tal sentido, Schepens reconoció esto a medios periodísticos de la región que «están dadas todas las condiciones para trabajar en conjunto ya que actualmente hay un buque portacontenedores que hace la línea Paysandú – Montevideo y pasa al frente de Concepción del Uruguay todas las semanas«.

De esta forma, la administración del gobernador Gustavo Bordet estaría asestando un duro golpe a los intereses fluviales y portuarios argentinos cuando un funcionario de su gobierno se encuentra gestionando el transporte de cargas entre dos puertos entrerrianos – cabotaje nacional y entrerriano – para dejarlos en manos de un buque de bandera uruguaya y de dueños paraguayos.

«La única verdad es la realidad«, decía el General Perón son los hechos los que estarían demostrando que dos actores políticos que integran el «radicalismo panperonista camaleónico» de Entre Ríos, que cambian de color según la ocasión, estarían afectando los intereses soberanos de la Argentina en los puertos vías navegables de administración binacional.

Uno a nivel nacional, Leonardo Cabrera – participó de una claudicación de la soberanía nacional en el Río de la Plata – y otro en la provincia de Entre Ríos, Carlos Schepens, – que pretende entregar la navegación fluvial de cabotaje entrerriano a la bandera extranjera – estarían gestionando en favor de los intereses  económicos afincados en el puerto de Montevideo y en contra de dos puertos nacionales que no pueden manejar a su antojo: Buenos Aires y La Plata.

Esta situación, sin dudas, evidencia la falta de una estrategia naviera a nivel nacional y portuaria a nivel de la provincia de Entre Ríos porque el gobernador Gustavo Bordet bien podría ponerse al frente de la gestión para reactivar la navegación fluvial de cabotaje entre puertos entrerrianos, transportando también carga de Entre Ríos.

Es que la provincia que le toca administrar a Bordet, podría YA – AHORA negociar con los verdaderos dueños de los rollos de madera para que los mismos sean transportados por buques y remolcadores de empuje de bandera de Argentina – que emplean trabajadores fluviales argentinos-  desde Concepción del Uruguay hacia Ibicuy.

De esa forma, el contador Gustavo Bordet sería el actor principal de la reactivación de la navegación fluvial de cabotaje entrerriano, el punto de partida para la renacimiento del cabotaje nacional entre puertos de su propia provincia, con embarcaciones que den empleo a los trabajadores fluviales entrerrianos y transportando mercaderías que se producen en el complejo foresto industrial entrerriano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here