Un joven de 20 años acusado de participar en el asesinato del chofer de colectivos de la empresa La Perlita, Federico Rivero, fueron hasta un lugar “aguantadero” donde se encontraba el sospechoso y lo golpearon hasta incluso llegar a prenderlo fuego.

La situación se dio en la calle Marcos Sastre y Maza de la localidad ubicada al oeste del conurbano bonaerene.

A los pocos minutos llegó la policía y el agredido fue llevado al Hospital Eva Perón donde ingresó en grave estado.

El Hecho.

El crimen ocurrió el martes, cerca de las 19.30, cuando el chofer llegó a su casa luego de finalizar su día de trabajo en la línea 312 de la empresa de colectivos «La Perlita» y fue con su mujer a hacer compras en su camioneta.

Según contó la viuda del colectivero, se detuvieron en un comercio situado en Sucre, entre Esquiú y Finocchietto, del barrio «La Blanquita«, donde ella bajó a comprar una gaseosa y su marido se quedó a bordo del rodado en marcha.

Uno de los detenidos por el crimen del colectivero de 45 años cometido el martes pasado en el partido bonaerense de Merlo se negó a declarar, mientras que al segundo sospechoso, que manifestó que tenía síntomas compatibles con el coronavirus, le efectuaron un primer testeo, que dio resultado negativo y quedó aislado preventivamente con custodia policial.

El fiscal de la causa, Fernando Capello manifestó que Sergio Ariel Armoa se negó a declarar y continuará alojado en una dependencia policial de Morón hasta tanto continúe el trabajo de instrucción.

En tanto que al otro capturado, identificado como Jonathan Acosta, que al momento de ser detenido manifestó poseer síntomas compatibles con el coronavirus, se le efectuó un primer testeo que arrojó el resultado negativo, lo que indica que en principio no estaría infectado.

No obstante, Capello pidió un segundo testeo para el lunes y confirmar si efectivamente el joven no padece la enfermedad, aunque probablemente continuará aislado con el protocolo de rigor, por 14 días, con custodia policial en el hospital Eva Perón de Merlo.

Las detenciones de los presuntos autores del asesinato del chofer Federico Rivero se dio entre la tarde del jueves y el mediodía del viernes en el barrio La Blanquita y el Pericón, ambos en la localidad de Libertad.

Andrea Caballero, viuda del chofer dijo que «va a seguir luchando» para que los responsables del crimen de su marido no salgan más de la cárcel por el semejante «daño causado» a ella y sus hijos.

EL PROVINCIAL Radio Online una realización de PROA AL FUTURO. “Todo el país en una radio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here